El Templo Expiatorio de la Sagrada Familia

La Sagrada Familia (también conocido como el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia) es la gran obra maestra inacabada del arquitecto Gaudí, y la atracción turística más popular de la ciudad de Barcelona.

En 1883 Antoni Gaudí decidió hacerse cargo del proyecto de una iglesia de la que solo se había colocado la primera piedra justo un año anterior. Pero, tras una trágica muerte (atropellado por un tranvía) en 1926, el arquitecto dejó huérfana a su obra. Eso sí, dejó los planos necesarios para poder finalizar la Sagrada Familia, que todavía se encuentra en construcción y se espera que se acabe en 2026, fecha en que se conmemorarán los 100 años del genio.

Simplemente ver la Sagrada Familia desde fuera ya es espectacular. El interior de ella también es una maravilla. La verdad es que no hay ninguna iglesia o catedral que se le parezca. Se puede decir que la Sagrada Familia es la obra en que Gaudí juntó toda su experiencia y nuevas técnicas. En el interior se ve claramente su estilo naturalista, donde los elementos fluyen en completa armonía.

Del exterior destacan las tres fachadas principales que son el Nacimiento, la Pasión y la Gloria de Jesús. Aunque todavía no están todas, en el momento que se acaben habrá un total de 18 torres.

Lo mejor para visitar este templo es ir a primera hora, ya que se pueden formar largas colas, y el cupo de entradas diarias se agota muy rápidamente. La Sagrada Familia abre de 9 de la mañana a 8 de la tarde de marzo a octubre, mientras que el resto de meses del año cierra a las 6.

La mejor manera de llegar en transporte público es a partir de la L5 (azul) y L2 (lila) de metro parando en la estación que lleva el mismo nombre que el templo, Sagrada Familia. Simplemente con salir de la estación y mirar hacia arriba ya se empezará a disfrutar de la maravilla de esta obra de Antoni Gaudí.

Sube a una de las torres

En la actualidad solo hay 8 torres (4 que emergen de la Fachada del Nacimiento y otras 4 que lo hacen de la fachada de la Pasión), pero como hemos comentado el plan es que haya un total de 18.

Debes saber que la entrada standard al templo no permite subir a las torres, por lo que si deseas hacerlo tienes que obtener el ticket para hacerlo y así disfrutar de unas vistas maravillosas de Barcelona.

Para entrar por la torre tienes que ir a partir del ascensor. Puedes subir a las torres que hay en la fachada de Nacimiento o a las que hay en la de la Pasión.

Si quieres vistas para contemplar la zona costera de la ciudad, te recomendamos que subas a las torres que se encuentran en la fachada del Nacimiento. Mientras que si quieres vistas del casco histórico de Barcelona y del distrito del Eixample, tienes que subir a las torres de la fachada de la Pasión.