Barrio Gótico: la zona más antigua de Barcelona

El Barrio Gótico es la zona más antigua de Barcelona, que sitúa su origen en la época romana. Todavía se pueden ver algunos restos de la antigua ciudad de Barcino.

En la época medieval se construyeron varios edificios de estilo gótico que, junto a las calles estrechas, tiendas locales y bares, convierten a esta zona en uno de los mejores lugares para pasear y perderse por sus calles.

La Catedral de Barcelona

La Catedral de la ciudad es una de las visitas obligadas si se está de visita en el Barrio Gótico de Barcelona. La Catedral de la Santa Creu i Santa Eulàlia tiene una gran fachada gótica que recuerda a las grandes catedrales francesas. En total tiene 93 metros de largo por 40 de ancho. También cuenta con un campanario que se encuentra a 53 metros de altura, mientras que la torre principal llega hasta los 70 metros.

Plaça del Rei

Desde el comienzo de la edad media, esta plaza fue la sede del palacio real, una de las principales residencias de los Condes de Barcelona. La estructura original se edifico encima de las murallas romanas. Era como una fortaleza, pero con el paso de los años y siglos se fueron levantando edificios sobre los lados de la plaza. Todo lo que se puede ver en la actualidad forma parte de los siglos XIV y XV.

Museo Frederic Marès

Este museo que se inauguró en 1948 cuenta con la extraordinaria colección de Frederic Marès i Deulovol, un artista excéntrico que a la vez era escultor y viajero. El edificio en sí fue sede de la Inquisición en el siglo XV. La colección que puedes encontrar dentro es escultórica clasificada por distintas épocas como la Antigüedad o el Románico, además de otros miles de objetos cotidianos que pertenecen al siglo XIX.

Se puede acceder a este desde el jardín que hay en la Plaza de Sant Iu, o desde el Carrers dels Comtes que se encuentra al lado de la catedral.

Plaza Sant Jaume

Esta plaza, que data del siglo XIV, es el centro de la vida política de la ciudad de Barcelona. En un lado de ésta se encuentra el Ayuntamiento de la ciudad, mientras que al otro lado hay el Palau de la Generalitar de Catalunya, que es la sede del gobierno de esta comunidad autónoma.

Es una plaza que se llena de actividad cuando hay celebraciones en la ciudad. Por ejemplo, durante las fiestas de Barcelona, la plaza se llena de “castellers”, que son las torres humanas que alcanzan decenas de metros de altura y en las que pueden llegar a intervenir hasta 500 personas.

Puente del Obispo

Este puente es uno de los elementos más fotografiados del Barrio Gótico. Es un puente precioso de estilo gótico y flamígero que une la Casa dels Canonges con el Palau de la Generalitat. Se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad.

Este puente fue diseñado y construido en 1928 por Joan Rubió i Bellver, un discípulo de Gaudí.